Parece mentira, pero sí. Falta menos de un mes para que el ansiado verano haga su entrada triunfal. El calor, la playa y los deportes de verano regresan para deleite de los amantes de esta estación. Un periodo en el que los pies prescinden de calcetines y zapatos gruesos, aunque no necesariamente de las plantillas anatómicas de confort.

Para que tengas tiempo de preparar tus pies de cara al verano, a continuación os dejamos algunos consejos.

Confort, calzado e hidratación es la clave, ¡no lo olvides!

Confort en todas las estaciones

La correcta posición del pie, la pisada y las características propias de cada usuario son aspectos que no entienden de estaciones. Por ello, en Flexor entendemos que el confort es un elemento esencial en cualquier periodo del año.

Para lograrlo, el primer consejo que os podemos facilitar es el uso de plantillas anatómicas de confort. Un complemento más que no sólo proporciona comodidad, sino que también garantiza transpiración, fundamental en verano; memoria, para mantener la correcta posición del pie; absorción de impactos, etc.

Calzado de verano

Después de la transición de calzado que llevamos a cabo en primavera, donde el zapato cerrado y ajustado de invierno es sustituido por uno más abierto, ha llegado el momento del calzado de verano.

Hablamos de sandalias, zapatillas holgadas, chanclas y demás zapatos típicos de la estación. Como siempre, desde Flexor hacemos hincapié en las características de todo tipo de calzado. Y es que, a pesar de lo que pueda parecer, encontrar un zapato que proporcione confort y estabilidad al pie es más importante en verano que en cualquier otra estación, sobre todo por las características propias del mismo.

La sujeción y la transpiración son algunos de los aspectos más relevantes a considerar. Además, la complementación del mismo con plantillas anatómicas de confort garantizará la correcta salud de tus pies.

Cuidados básicos

Finalmente, los cuidados básicos necesarios para que tus pies luzcan y permanezcan perfectos. Desde la exfoliación, donde se eliminan las células muertas de la piel que hayan podido resistir a la primavera, hasta la hidratación, elemental para evitar o reparar descamaciones y talones agrietados.

Y es que el cuidado de la piel de tus pies es tan importante como el uso de un calzado adecuado y de unas plantillas anatómicas de confort.

¡Disfruta del verano sin reparos!