El ciclismo es uno de los deportes más apasionantes y con más aficionados del momento. Una práctica más que saludable que, al igual que otros deportes, en ocasiones puede provocar lesiones si no se tienen en cuenta las medidas preventivas necesarias a la hora de practicarlo, como el uso de plantillas deportivas.

Y es que en ciclismo entran en juego diferentes articulaciones que pueden verse afectadas por factores como la posición del pie, la forma de la pedalada o la linealidad de las piernas.

Si quieres saber cómo evitar las lesiones más frecuentes en ciclismo, no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación.

Posición, piernas y ciclismo

Como hemos mencionado, en ciclismo entran en juego numerosos factores relacionados con las piernas, por lo que el uso de plantillas deportivas puede ser de vital importancia para evitar las lesiones más comunes.

Uno de estos factores es el eje funcional de la pierna, encargado de alinear los centros de las articulaciones afectadas en el pedaleo, es decir, la cadera, la rodilla y el tobillo.

La variedad en la disposición y forma de las piernas también afecta a su linealidad. Podemos tener desde unas piernas rectas a unas “rodillas en paréntesis” o “varas”, o por el contrario rodillas “en x” o “valgas”.

Plantillas deportivas para ciclismo

Según algunos estudios, más del 85 % de los ciclistas tienen un varo del antepié, más conocido como movimiento de pronación. Dicho movimiento se caracteriza por inclinar hacia adentro el pie sobre el pedal, ejerciendo más fuerza sobre la parte interna del metatarso y facilitando así la aparición de tendinitis.

A pesar de estos datos, la mayoría de los pedales, calas y zapatillas del mercado están diseñados para un ciclista neutro, es decir, sólo para el 25% de los ciclistas, según los datos estadísticos.

Es por ello que, desde Flexor Sport, ponemos a disposición de los amantes del ciclismo unas plantillas deportivas ideadas especialmente para ellos.

Unas plantillas deportivas confeccionadas para compensar esos grados de inclinación del pie, logrando que las piernas vayan perfectamente alineadas.

Y es que una correcta disposición del pie optimiza el interface pie-pedal, evitando la pérdida de fuerzas, mejorando en comodidad, reduciendo el ángulo “q” y, con ello, el riesgo de lesión.

Además, el uso de estas plantillas deportivas, más allá de corregir y prevenir las posibles lesiones, también maximiza la fuerza de transmisión al pedal.