El invierno y sus condiciones climatológicas, como el frío y la humedad, afectan a muchas partes de nuestro organismo. Si bien es cierto que las enfermedades más comunes en invierno están relacionadas con algunos trastornos autoinmunes como fiebre, constipados o gripes.

No obstante, debemos tener en cuenta, que las bajas temperaturas invernales también afectan mucho a la salud de nuestros pies.

El frio, puede llegar a debilitar nuestros pilares, y se manifiesta en forma de: dermatitis, eccemas, perniosis/saboñones, acrocianosis, etc…

 

Desde Flexor, os queremos ayudar a lidiar con las bajas temperaturas, por eso, os dejamos unos consejos muy útiles de cara al invierno:

 

  • Utilizar calcetines de lana, o fibras naturales:

El material de estos calcetines, no oprime ni dificulta la circulación de la sangre en los pies, además de ser una contundente barrera contra el frío.

  • Hidratar los pies cada mañana, y antes de ir a dormir:

La hidratación de los pies nos ayuda a mantener la piel en buen estado, y en forma para combatir las bajas temperaturas. Hidratarlos significa, reforzar la salud de la dermis.

  • Evitar el contacto directo con el calor:

Muchas veces sentimos los pies congelados, y creemos que la solución es calentarlos rápidamente al lado de una fuente de calor, sin saber que cometemos un error, ya que el cambio brusco de temperatura puede provocar la formación de sabañones (inflamaciones).

  • Calzados transpirables:

Intentar evitar el uso de botas de plástico, y limitar su uso únicamente cuando llueva. Este tipo de material, provoca un exceso de sudoración en el pie, que aumenta la sensación de frío.

  • Calzado antideslizante:

Más allá de los problemas dermatológicos, también debemos tener en cuenta las lesiones traumatológicas. El clima húmedo provoca que el suelo pueda estar mojado y/o, en ocasiones, congelado.

Un calzado con suela antideslizante, evitará potencialmente el riesgo de padecer una caída que desencadene una lesión ósea o muscular en nuestro organismo.

  • Circulación activa:

Se debe evitar estar parado durante un tiempo largo, por eso es aconsejable, dar un paseo, o movilizar los pies y piernas de manera periódica.

Siguiendo estos pocos consejos, ayudaremos a nuestros pies a superar el invierno.  Mantenerlos en buena salud es básico para nuestro día a día, ya que son los pilares que aguantan nuestro organismo.