Como hemos comentado en muchísimas ocasiones, los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más trabaja durante el día.

Nos mantienen firmes para caminar, hacer deporte o simplemente para estar de pie.

Al igual que los expertos aconsejan un cuidado e hidratación de la piel a cualquier edad, es necesario no dejar de prestar atención a estas áreas de nuestras extremidades para que sufran lo menos posible las consecuencias del paso del tiempo.

Aprovechando la situación que estamos pasando, a causa del Covid-19, desde Flexor, queremos daros unos cuantos consejos sencillos y caseros para mantener un buen cuidado de los pies, y conseguir tenerlos perfectos:

 

  • Baños en agua fría con sal:

 

Para aliviar la fatiga muscular y mejorar la circulación regional, es recomendable hacer baños de sal. Para ello, debemos mojar o bañar nuestros pies en agua caliente durante unos minutos y, posteriormente, bañarlos en agua fría con sal. Con este remedio también conseguiremos aliviar ciertos dolores.

 

  • Manzanilla:

 

Esta hierba aromática, conocida para aliviar dolores estomacales y sensaciones de malestar, también nos puede ayudar a combatir durezas y callos de nuestros pies. Este remedio casero se basa en el baño de los pies en agua templada con manzanilla, lo que reblandece las pieles más duras del pie, hidratándolas y aportando un mejor aspecto.

 

  • Aloe Vera:

 

El jugo del interior del Aloe Vera, es comúnmente conocido como “mano de santo” para cualquier tipo de lesión cutánea, y no es menos para los pies. Aplicar Aloe Vera en las durezas y grietas a diario, nos ayudará a mejorar el aspecto, hidratar la zona, y hacer desaparecer estas lesiones.

 

  • Aceite de oliva:

 

Parecerá increíble, pero no lo es, el aceite de oliva es un gran aliado para la dermis. La aplicación del mismo, mediante un masaje antes de ir a dormir, nos ayudará a eliminar células muertas e hidratar los pies.