Antes de empezar a hablar sobre este interesante tema, debemos tener claro qué es la osteoporosis: es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.

Ahora que sabemos lo que es, podemos fácilmente deducir que… SI, afecta a los pies ya la biomecánica de los mismos.

Desde Flexor, queremos destacar los tipos de osteoporosis que se pueden encontrar, según sus causas:

  • Primaria

Esta tipología, es una de las más frecuentes, por no decir la más frecuente, y la mayoría de los casos suelen darse en mujeres. La causa de este hecho, es debido a los bajos niveles de estrógeno tras la menopausia.

Aunque también se debe a la falta de calcio y la lenta regeneración de los huesos, fruto de la edad.

  • Secundaria

Aquí encontramos todas las patologías que puedan afectar directa o indirectamente a los huesos, como serían los trastornos hormonales o el uso de medicamentos.

  • Idiopática

Esta, afecta principalmente a los niños entre 8 y 14 años, por causas desconocidas, se ha analizado que son más propensos a sufrir lesiones como fracturas o esguinces en los huesos.

Con toda esta información, vamos a desvelar cómo afecta esta enfermedad a la biomecánica de los pies:

La cadera es el hueso que se suele fracturar más a menudo a causa de la osteoporosis, y habitualmente requiere una operación. Es aquí cuando la cadera inicia un movimiento diferente al que había realizado durante toda la vida, y esto afecta a las articulaciones cercanas como las rodillas, tobillos y pies, que serán forzados a realizar un trabajo “extra”.

Las sobrecargas y los nuevos impactos, pueden provocar una nueva mala manera de pisar, o cojera permanente. Es por ello imprescindible acudir a un podólogo para que nos recomiende el calzado adecuado, y una plantilla personalizada, para conseguir repartir bien el peso, y prevenir problemas de rodillas, tobillo y espalda.