Si eres un apasionado del deporte, la montaña y la naturaleza, el trail running te va a encantar. Eso sí, como cualquier otro deporte, requiere de preparación y una fase de iniciación. Junto a esto, como era de esperar, un equipamiento adecuado: ropa transpirable, zapatillas, calcetines, plantillas para pisada pronadora, neutra o supinadora, etc.

Para que puedas empezar con buen pie uno de los deportes con más adeptos, a continuación os dejamos algunos consejos para que te inicies en el trail running.

3, 2, 1… ¡A correr!

Preparación y equipamiento

El trail running es un deporte que requiere de cierta preparación física y esfuerzo, pero también de planificación. Hay que tener en cuenta que las rutas en las que se practica son naturales, por lo que son muchos los elementos que se deben tener en cuenta, como la localización, los recursos disponibles y el equipamiento.

Antes de adentrarte en la montaña y echar a correr debes saber cuál es tu ruta, el tiempo que tardarás en recorrerla, las horas más propicias para hacerlo, la predicción meteorológica y el clima.

Además, debes contar con un equipamiento que se amolde a las necesidades de tu cuerpo y del terreno. Unas zapatillas trail running (no confundir con unas de running), calcetines adecuados, plantillas para pisada pronadora, neutra o supinadora, ropa transpirable, material de abrigo si hace frío o para el sol si hace calor, etc.

Entrenamiento

Como fase de preparación para iniciarte en el trail running, el entrenamiento es primordial. Como en cualquier otro deporte, el entrenamiento y la iniciación se deben amoldar a tus capacidades físicas. Olvídate de cumplir metas y céntrate en disfrutar. Poco a poco, todo llegará.

Empieza con caminatas cortas pero intensas, es decir, a una velocidad media-alta constante. Cuando sientas que tu cuerpo reacciona positivamente a este entrenamiento, empieza a hacer caminatas más largas y combínalas con carreras.

Es recomendable apoyar las carreras y las caminatas con otro tipo de ejercicios, como la natación, el fitness o la bicicleta, para complementar una preparación polivalente.

Iniciación al trail running

Ahora que tus capacidades físicas se han amoldado al entrenamiento, es el momento de iniciarte en el trail running. Puedes empezar por caminos, para ir amoldando los pies a un terreno natural y reforzando los músculos.

Eso sí, no te olvides de planificar cada recorrido y de llevar el equipamiento adecuado a tus necesidades: plantillas para pisada pronadora, neutra o supinadora, ropa transpirable, etc.

Procura que las primeras carreras por este tipo de terrenos no superen los 6, 8 o 10 km. Se trata de potenciar la fuerza y la resistencia de las piernas, así que no conviene sobrecargarlos. Haz paradas cuando las necesites e intercala ejercicios de técnica de carrera para adquirir fondo.

Tu cuerpo será el encargado de comunicarte cuándo está preparado para aumentar las distancias y/o la velocidad. Empieza por ponerte metas más cortas y, progresivamente, podrás ir aumentando tanto la velocidad como los kilómetros.

¿Te atreves con el trail running? En Flexor te acompañamos en el camino. Solo tienes que poner pasión, dedicación y ganas. Nosotros nos encargamos de proporcionarte el mejor equipamiento: plantillas para pisada pronadora, neutra o supinadora.

¡A disfrutar!