A escasos días de que llegue el verano, el calor empieza a ser uno de los temas más recurrentes, y es que las temperaturas ya están alcanzando cifras propias de la próxima estación. Por ello, desde Flexor queremos hacer un breve recorrido por las recomendaciones más importantes a tener en cuenta para cuidar los pies frente al calor.

Una serie de consejos que harán que puedas disfrutar plenamente de la estación estival, y lo que es mejor, con unos pies sanos.

¡Toma nota!

Cuidar las características del calzado

El calor provoca que los pies suden, por lo que asegurarnos de que el calzado que utilizamos sea transpirable es primordial. Junto a esto, la absorción del sudor, otro de los elementos a tener en cuenta a la hora de elegir el calzado para la llegada del calor.

Además, hay que tener en cuenta que llegando esta época, el calzado suele ser abierto, por lo que el uso de calcetines, en su inmensa mayoría, desaparece. Esto convierte en indispensable la hidratación del pie, para evitar las rozaduras y las consecuentes ampollas.

Garantizar la higiene y el óptimo estado de los pies

El calor también contribuye a la aparición de algunas de las patologías más frecuentes en este periodo: los hongos. Para evitarlo, la higiene es fundamental.

Cortar y limar las uñas de los pies no es solo un aspecto estético, sino que es determinante a la hora de detectar la presencia de alguna anomalía. Además, si incluimos una pedicura de forma regular, ¡conseguiremos unos pies sanos y perfectos para el verano!

Consulta con un podólogo

Finalmente, aunque no menos importante, la visita obligada a un podólogo. Y es que una revisión exhaustiva a tiempo, tanto del estado actual como de la salud general de los pies, puede prevenir que las posibles patologías existentes se agraven con la llegada del verano.

Ante la duda, siempre, ¡consulta con un profesional!

Ahora ya sabes qué hacer para cuidar los pies frente al calor, consiguiendo y manteniendo a salvo tus pies de las inclemencias del calor.

¡Empieza el verano con buen pie!