En más de una ocasión hemos hablado del running como uno de los deportes más populares del momento. Es por ello que, desde Flexor, queremos compartir contigo algunos consejos, como el uso de plantillas deportivas con amortiguador y elevación, para evitar las lesiones más comunes en esta práctica.

El calentamiento, la adaptación gradual o el equipamiento son algunos de los más importantes, aunque existen muchos más.

Toma nota de cada detalle y disfruta del running sin preocupaciones.

Adaptación a la rutina

Los tiempos de adaptación a la rutina deportiva deben respetarse de forma precisa para permitir a tu cuerpo que se amolde a las exigencias de cada ejercicio. Independientemente del deporte, respetar los tiempos y la progresión es fundamental para evitar lesiones.

Cuando inicies tu actividad, procura ir de menos a más, es decir, empezar con sesiones de corta duración. Posteriormente, las sesiones pueden aumentar en duración, alternando siempre correr y caminar.

Calentamiento, estiramiento y enfriamiento

De forma previa a la actividad, el calentamiento es imprescindible. De esta forma prepararás los músculos y articulaciones que entren en juego, evitando que se lesionen en el transcurso del ejercicio.

Para running, lo ideal es preparar los músculos con un calentamiento enfocado en las articulaciones de las piernas, combinado con ejercicios cardiovasculares que garanticen la resistencia, además de estiramientos.

Una vez realizado el ejercicio, el enfriamiento es muy importante para devolver al cuerpo a la normalidad.

Equipamiento adecuado

Y finalmente, el equipamiento adecuado, uno de los aspectos más importantes para evitar las lesiones en running. El calzado elegido para running debe cumplir con una serie de requisitos, como la suela, de gran resistencia, o el revestimiento, que sujete y evite rozaduras.

Junto al calzado, complementos como las plantillas deportivas con amortiguador y elevación metatarsal. Se trata de un elemento imprescindible que protege al pie de los impactos de cada pisada y que, además, gracias a su ligera elevación metatarsal, permite la descarga de la zona de antepié y evita el dolor en la planta.

¿Estás preparado?

Ten en cuenta estas recomendaciones y practica running sin riesgos. Respeta los tiempos de adaptación, realiza un ejercicio de calentamiento antes de iniciar la práctica y no olvides las plantillas deportivas con amortiguador y elevación.

¡Nada podrá pararte!