Antes de empezar, debemos saber qué es la artrosis, pues bien, es la enfermedad degenerativa articular más frecuente, caracterizada por la destrucción del cartílago hialino, un tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación.

Esta enfermedad es frecuente en personas de avanzada edad, normalmente mayores de 60 años, y en un alto porcentaje, llega a limitar los movimientos articulares de quien la sufren.

¿Qué síntomas tiene?

Ésta enfermedad tiene diversos síntomas, que pueden detectarse a tiempo a través de varios métodos realizados siempre por profesionales. Entre los numerosos síntomas, podemos destacar estas tres:

  • Deformaciones óseas.
  • Inflamación en las articulaciones.
  • Rigidez y dolor articular continuo.

Estas patologías, pueden afectar cualquier articulación, aun que mayormente suelen afectar a las articulaciones que sufren mayor carga de movimiento, como serían los pies, y como consecuencia de ello, también pueden desencadenar diversos factores como la aparición de callosidades, uñas encarnadas, cuyo riesgo de infección es elevado, rozaduras, etc…

¿Qué causas pueden desencadenar la enfermedad?

Normalmente no hay una causa exacta que produzca artrosis, ya que hay diversos factores de riesgo que producen deterioro en las articulaciones hasta llegar a la artrosis:

  • Edad
  • Genética
  • Sexo
  • Actividades Físicas
  • Sedentarismo
  • Actividad profesional
  • Enfermedades que afecten a las articulaciones

Como hemos dicho, la artrosis es una enfermedad que suele afectar principalmente a las articulaciones que soportan mayor peso, como los pies. En este caso, es realmente necesario un tratamiento a tiempo, para poder remediar el desgaste o degeneración de la articulación, por lo tanto, desde Flexor recomendamos:

  • Visitar frecuentemente al podólogo para analizar el estado de las articulaciones.
  • Análisis de la pisada.
  • Uso de plantillas para obtener una pisada correcta.